Judith

Me llamo Judith y tengo unos cuantos veranos pegados en la piel. Nací y vivo en Barcelona pero tengo el corazón dividido entre las Sardanas y las Sevillanas, aunque no escuche ni baile ninguna de las dos.

Dedico la mayor parte de mi tiempo a mis dos pasiones: la educación y la lengua. Por las mañanas me pierdo entre los libros de pedagogía y lingüística. Por las tardes me reencuentro entre las estanterías de una librería infantil, me llaman librera, algunos hasta “de confianza”, ¡qué barbaridad!

Cuando mi mente es una enredadera vomito palabras en un blog personal. Me gusta pensar que ese rincón de internet es mi pequeño jardín, cambia igual que si lo fuera. A veces renacen flores por las esquinas, cuál primavera, y otras nieva y hace frío, igualito que en invierno.

Que me trago libros como si fueran agua bendita, ¿no hace falta que os lo explique verdad? La lectura es el punto de unión entre mis dos amores, la medicina que me ha salvado muchas veces, el remedio para la mayoría de mis males (¡ojú qué poética m’he tornat!).

Ahora que me conocéis un poco más, ¿queréis sacarle el jugo a los libros conmigo? ¿venís a jugar? Estáis invitados, es esta puerta, todo recto (a la derecha, no, ahí siempre está el baño). Una pista; pone “Leemergence”.