En transición

Título: En transición
Idioma: Castellano
Autor: Alberto Haller (texto), Ana Penyas (ilustración)
Editorial: Barlin Libros
Publicación: Noviembre de 2017
Formato de publicación: Tapa dura, 32 páginas
Tiempo estimado de lectura: 1h
Puntuación: 7/10
Sinopsis: Álbum ilustrado, repaso del último siglo de España desde una perspectiva obrera, social e izquierdista.
Lo mejor: La potencia visual de las ilustraciones.
Lo peor: El texto es innecesario.


En En transición, ilustrado por Ana Penyas y acompañado por los escritos de Alberto Haller, el título no engaña: aquí vemos varias transiciones en un único álbum. Primero, la Transición, del 75 al 78 y… resumida en varias ilustraciones; ésta es la más obvia. Más allá, encontramos la misma transición de una sociedad desde la II República hasta el presente, representado en la comunión asamblearia de la última imagen. Una tercera es la transición social de una población con esperanzas a otra abotargada por una modernidad amnésica. La última, mucho más sutil, nos la enmarcan las ovejas de la página del título y la de los créditos finales.

Las imágenes nos llevan a conocer la realidad de la sociedad española. No hay más protagonista que la clase trabajadora, el cuerpo sin rostro definido, la sociedad. Las ancianas de espaldas contemplando la destrucción, las venas post franquistas picadas ante la falsa esperanza del cambio, las miradas de esperanza y alborozo ante el rostro de un Arias Navarro anunciando la muerte del dictador.

El álbum es una sugerencia a mirar hacia nuestra propia historia, a preguntar para conocer su bagaje, sus historias subyacentes: la República, la Guerra civil, la dictadura, transición y la modernidad posterior; el 15-M y las asambleas. En sus 32 páginas apenas cabe el dolor y el sufrimiento, la esperanza rota del último siglo de un país, como dice una de sus pocas frases, desgastado.

La gama cromática, muy limitada a blancos, rojos, grises y negros; y las ilustraciones, a medio camino entre la ilustración y desgastada fotografía de archivo; nos hablan del perfil obrero de la sociedad: somos los trabajadores, nos dice, los que soportamos los dolores del país, los que sufrimos, los que olvidamos y los que, al fin y al cabo, protagonizamos la historia. Aun desgastados, aun cansados, aun enterrados, todavía nos queda fuerza para levantarnos, para soñar y luchar.

Los textos, en cambio, tienen una función puramente auxiliar. Si los elimináramos, la lectura de las imágenes sería, más o menos, igual a la que haríamos con las escasas frases que las acompañan: es el contexto el que ayuda a comprender las imágenes y las acciones de los personajes que forman las escenas colectivas, como la del bar que hace de portada, la del otro bar, más adelante, las asambleas, los camiones o las grises clases de posguerra.

En transición nos invita a mirar a nuestro pasado más cercano para reflexionar sobre él, para mirar los rostros, las calles que pisamos y darnos cuenta de que las cosas son como son no por generación espontánea sino, aunque a veces parezca obvio explicarlo, como consecuencia de otras. A su vez, todo lo que hagamos ahora como individuos y sociedad será parte de la historia de un nosotros que a veces parece que ignoremos. Por eso, trabajos como éste son necesarios.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s