Cosmic Charlie

Título: Cosmic Charlie
Idioma: Castellano
Autora: Jerry Weir (Alfred Crespo)
Editorial: 66 rpm
Publicación: Marzo de 2018
Formato de publicación: Rústica
Tiempo estimado de lectura: 3h
Puntuación: 6/10
Sinopsis: A través de un roadie norteamericano conocemos las miserias de las viejas glorias del heavy metal español durante su gira de despedida.
Lo mejor: Es divertido encontrar a las personas que se esconden detrás de los personajes del libro.
Lo peor: La edición está poco cuidada, con algunos errores que hacen desmerecer el resultado.


Sin ser un fan del género, me gusta el rock y el heavy metal. Más bien, como cantarían los Barricada, lo mío es pasión por el ruido. Por eso, cuando vi este libro tuve que cogerlo para leérmelo y reseñarlo. Y no me ha defraudado, porque Cosmic Charlie, de Jerry Weir (o, según parece, Alfred Crespo), huele a heavy decadente, pasado de rosca, crudo.

La cosa va de lo siguiente: un roadie norteamericano viene a España y ficha por la banda Misil para su gira de despedida, una despedida triste y patética en antros de mala muerte y actuaciones que dejan mucho que desear. El libro nos muestra la necesidad de estos músicos para seguir dando conciertos con el fin de conseguir dinero para pagarse sus vicios y negar la realidad de que se han quedado trasnochados, su música sólo funciona en clave de nostalgia y apenas son capaces de dar un concierto medianamente digno.

El libro, de realismo sucio, es divertido. Los personajes, por patéticos y por cercanos a personas que en su día fueron populares, son entrañables a su manera. La historia, más allá, no es compleja, ni falta que le hace: se limita a mostrarnos a la banda Misil arrastrar los restos de su leyenda y los únicos que mantienen un poco de su dignidad son el protagonista, que salva la gira y se encarga de la felicidad de los miembros, y el guitarrista contratado por la banda. Mientras, Jacin y Banzai, cantante y guitarra de Misil, apenas son unos espantajos cocainómanos que despiertan lastimica y un poco de vergüenza ajena.

Podemos considerar Cosmic Charlie como estereotípico. Estaríamos en un error si esperáramos una novela con grandes giros de guión y sorpresas. Para empezar, es muy corta. Segundo, el objetivo es entretener a través de la sátira: mejor si dejamos para otros libros la complejidad o los conflictos trascendentes. Aquí tenemos rock and roll sucio, embarrado, guarro. Entrevemos a Obús, Barón Rojo, y otros nombres del rollo, nos divertimos con ellos como nos divertimos con sus canciones, a grito pelado y de fiesta. Para qué más.

Lamentablemente, el libro tiene una edición mejorable que ensucia el resultado final. Estos pequeños fallos ortográficos deslucen un poco el resultado, aunque tampoco es un drama. Más allá de estos detalles aparece una historia simple pero bien tramada, está bien escrito, se lee rápido y es cortito, perfecto para leer en un fin de semana, durante unas vacaciones o, por qué no, para después de un concierto.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s