Música para feos

Título: Música para feos
Publicación: Editorial Destino
Temática: romántica
Páginas: 224
Autor: Lorenzo Silva
Puntuación: 8,5/10
Sinopsis: Una historia de amor a contracorriente, entre una joven periodista y un militar veterano, con el telón de fondo de la guerra de Afganistán.

Me apetecía leer un libro de amor, a veces soy así, una moñas, una cursi, una sen-ti-men-tal. Pero me daba miedo, no os voy a engañar, porque los libros de romántica suelen dejarme un regustillo en la boca que no me gusta. Música para feos, sin embargo, me ha dejado en el paladar la dulzura de un chocolate a la taza y la serenidad de las olas del mar rompiendo en la orilla.

Los personajes de esta novela no son modelos irresistibles. Él no es un ricachón, sexy y frio. Y ella no es una chica parada, buena y dulce. Ella no trabaja para él, ni él para ella. Nadie tiene que salvar al otro de un trauma de infancia. No aparecen terceras personas, ni celos, ni hay peleas con reconciliaciones sexuales. El sexo, ya que hablamos de él, no aparece implícito. No hay descripciones sobre la ropa interior, ni de uno, ni del otro. Ni posturas imposibles, ni tríos, ni objetos sexuales de lo más novedosos. Y lo he agradecido.

Un par de personajes que bien podrías ser tú o yo. Dos personas que se conocen por casualidad, o destino, en una discoteca. Ramón tiene cuarenta y pico, y Mónica casi treinta. Tienen oficios muy distintos, han tenido vidas muy dispares, y relaciones que no han salido bien. Aún así, el flechazo es inminente y deciden probar. Lo hacen con delicadeza, pero sin convertir su amor en purpurina y diabetes. Quedan, charlan, disfrutan del tiempo que pasan juntos. Se enseñan, se abren, se dan la vuelta y se ven. La música es el código que les permite expresar aquello que son incapaces con palabras y el día a día es el mejor aliado que tienen para quererse más y mejor. Un amor maduro, independiente, sano. Por fin, ¿no os parece?

La voz cantante la lleva Mónica. Ella es quien nos explica su historia, con un tono dulce pero directo. Habla de sentimientos, pero también de romper con lo establecido, de autoaprendizaje y de aceptación.

La trama no es compleja, la voz narrativa es lineal y los personajes, aunque redondos, no tienen vidas especialmente dramáticas, ni apasionantes. No son héroes, ni antihéroes, son reales. Me parece una novela digna, entretenida, bien hilada y de amor. Perfecta para demostrar que no hace falta inventar grandes mundos, ni adornar las páginas de fantasías eróticas, para hacer literatura romántica de calidad.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s