Khalid

Título: Khalid
Idioma: Castellano
Autor: Damián, Jordi Pastor
Editorial: Norma Editorial
Publicación: Abril de 2013
Formato de publicación: Cartoné
Tiempo estimado de lectura: 3h,
Género: Cómic. Drama, realismo, emigración
Puntuación: 9/10
Sinopsis: Rachid, el hermano mayor, malvive entre drogas y peleas con sus educadores sociales; Khalid, el pequeño, abandona Marruecos para seguir los pasos de su hermano.
Lo mejor: La ambientación del cómic, y la sensación de verosimilitud que transmite.
Lo peor: El uso de estereotipos, por otra parte comprensibles por la condensación y la temática de la historia


¿Barcelona es una ciudad insegura? Si lo es, ¿de quién es la culpa? Algunos acusan sin ruborizarse a los Menores Extranjeros No Acompañados, o MENAs, como si fueran poco menos que el diablo, y todo ello desde la distancia, sin aceptar que estos jóvenes, además de extranjeros no acompañados, también son personas. Khalid, tebeo de Damián y Jordi Pastor, nos presenta a dos de ellos, hermanos, Rachid y Khalid, unidos por un destino: buscar una vida mejor fuera de su hogar.

El cómic empieza con el vínculo entre los dos hermanos en forma de una carta en la que el mayor, Rachid, explica que le va bien en Barcelona. Acompaña la carta con una foto de su supuesta moto. Supuesta porque, en la presentación de Rachid, vemos cómo el verdadero propietario le amenaza por verle subido a su vehículo. Este vínculo, cual cordón umbilical, arrastrará al más pequeño por Marruecos, la frontera, los bajos de camiones y autobuses, y la fortuna, hasta Barcelona, donde Khalid  reside.

Khalid, el hermano mayor, vive en un piso tutelado, bajo la protección de educadores sociales y junto a otros jóvenes emigrantes. Es joven, impulsivo, como por otra parte todos los jóvenes lo son en mayor o menor medida, tengan o no familia. Su vida no es fácil: roba, se droga, se mete en peleas. Sus amigos y compañeros del piso tutelado, tres cuartos de lo mismo. Su ambiente es hostil, y los educadores sociales se ven impotentes, por falta de recursos, por falta de voluntad, por el desprecio de la misma sociedad marginal en la que viven. Ellos, los MENAs, son los marginados de los marginados, y como tal son tratados, hasta por ellos mismos, entre ellos, y hacia ellos mismos.

El contraste entre los dos hermanos es la clave del tebeo. Si uno lucha por alcanzar su sueño, es decir, encontrar a su hermano y tener una vida mejor; el otro lucha por la supervivencia de una imagen que no se sostiene. Ni es camarero, ni tiene una moto, ni una buena vida. Mientras, el pequeño, ni va a un lugar mejor, ni encontrará un futuro fácil allá a donde se dirige. El azul de Barcelona se contrasta los tonos ocres del desierto que atraviesa Rachid, y que le acompaña hasta su última escena. Él todavía es extranjero, no ha sido asimilado por la vida miserable que le espera, que alcanzó a su hermano tiempo antes de que enviara la foto que da inicio a la trama.

Sin duda, es un cómic muy recomendable, no sólo para los aficionados al género, sino para todo aquel que quiera conocer un poco más de las personas que viven, malviven, a escasos metros de la puerta de su casa.

 

 


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s