Sánchez

Título: Sánchez
Idioma: Castellano
Autor: Esther García Llovet
Editorial: Anagrama
Publicación: Enero de 2019
Formato de publicación: Rústica
Tiempo estimado de lectura: 2h, 136 páginas
Género: Novela. Thriller, realismo.
Puntuación: 10/10
Sinopsis: Nikki necesita robar un galgo para poder venderlo después, y para ello consigue la ayuda de Sánchez, un ex novio, que aceptará porque necesita el dinero con el que pagar sus deudas.
Lo mejor: La prosa, afilada, con unos diálogos muy callejeros.
Lo peor: Nada


Reseñar un libro malo es fácil. Uno bueno, más difícil. Y Sánchez, de Esther García Llovet, es de los difíciles de reseñar.

Primero, vamos a ponerlo en contexto. Es una novela corta, que se lee en un momentito, y fue publicada en 2019 por Anagrama. La historia es realista, trata de dos personajes, Nikki y Sánchez, que tienen que robar un galgo en una noche. Está ambientada en el extrarradio de Madrid, y por ella circulan personajes marginales y peculiares.

El texto es crudo, la forma de escribir de la autora es directa y afilada, con descripciones ajustadas y diálogos cargados de información. En este sentido, el texto está ajustadísimo a lo que se quiere explicar, no da tregua, y gracias a esta precisión podemos comprender el microcosmos de los personajes, el mundo mísero, de estafadores, de alcohólicos y drogadictos, en general, un mundo de perdedores que desde la primera página nos atrapa.

Otra es esta, su inicio: ¿Cómo no adorar un libro que empieza con Nikki, la narradora, robando un coche a unos sordomudos, y descubriendo que el coche está cargado de medicinas? Después, el mismo Sánchez, epítome de la mala suerte, un ser desganado, derrotado, que ha asumido su posición de gafe crónico y que acepta ayudar a la narradora por dinero con el que alimentar la rueda de la deuda en la que vive inmerso.

La narración, por otra parte, es fragmentaria. En el texto narrado en primera persona se mezclan recuerdos con el avance de la trama principal. Nikki nos cuenta su historia y la de Sánchez a golpe de impulso, de digresión, y de esta forma nos permite sobrevolar por los secundarios, cuya complejidad queda definida a martillazos con pequeños detalles que se entrelazan, hasta acabar viendo con grano fino las historias de todos ellos.

Como comenté antes, es un libro corto, muy corto, que se puede leer en un momentito. La brevedad le ayuda. En dos horas lo terminé, y la sensación que me ha dejado es muy, muy buena. Al ser tan corto se puede leer de una sentada, con lo que los detalles de la narración permanecen frescos al terminar la lectura, y hace que el libro funcione como un todo, como una instantánea. Curioseando por internet he visto que este libro es parte de una trilogía de los bajos fondos de Madrid, titulada precisamente Trilogía instantánea de Madrid, y cuya primera parte, Cómo dejar de escribir, presenta otra historia, que algo me dice que pronto voy a leer.

En resumen. Este libro me ha gustado, mucho, y me ha complicado, en el buen sentido de la palabra, reseñarlo. Una gozada.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s